PPC | La verdad del 9N
Comparteix al FacebookCompartir a TwitterComparteix a Google+Compartir per correu electrònicCompartir
Imprimir
Partit Popular de Catalunya (PPC) 2012-2015
12 DESEMBRE 2014
  • Es verdad que el 9 N logró en Cataluña una gran movilización, pero de los ciudadanos que ya votaron el 25 N de 2012 a los partidos soberanistas y proconsulta, en las últimas elecciones autonómicas catalanas CIU obtuvo 1.116.000 sufragios; ERC, 498.681; ICV-EUIA, 359.705 y CUP 126.435, la suma está ligeramente por encima de los 2.100.000 votos.

    El secesionismo no ha avanzado, sobre todo si se tiene en cuenta que el posible censo sobre el que la consulta se basaba incluía a los mayores de 16 años y a los extranjeros residentes.

    Cataluña es mucho más que el nacionalismo. En Cataluña vivimos 7,5 millones de catalanes, han votado menos de 2 millones, un 30% sobre su censo ampliado y un 26,5% del total de catalanes. Menos de 1 de cada 3 catalanes son nacionalistas, hoy 4,3 millones de catalanes que podían votar no lo han hecho. Ahora ya sabemos cuántos independentistas hay en Cataluña (el secesionismo es el 30%, son los que son, no hay más) . Cuando vemos los números, el triunfo se tiñe un poco de cuento chino.

    El secesionismo suspiraba por 3 millones de votos independentistas para declarar la DUI, y se han quedado en 1,8 millones (dando por buenos sus propios datos).

    ¿Dónde están el 70-80% de partidarios del derecho a decidir que salían en los sondeos o el 49% de independentistas? El 9 N es la última encuesta más fiable que tenemos 1.861.753 votantes del sí-sí (30% del censo), cifra similar a la del independentismo en las últimas autonómicas.

    No es verdad, que la jornada constituyese un “éxito total”, más de cuatro millones de catalanes no se sintieron concernidos por la convocatoria clandestina e ilegal de la Generalitat. 

    El nacionalismo ha tocado techo. La secesión no va a ocurrir, hoy está más lejos que ayer. El botifarrèndum se ha vuelto contra el nacionalismo. No ha habido tanques, ni guardias civiles, ni legionarios, ni policía, los nacionalistas han hecho lo que han querido y el resultado ha sido mucho ruido y pocas nueces. El secesionismo catalán ya no es creíble ni serio. 
    Hay que apelar a los siglos de relaciones personales, familiares, comerciales y políticas que suman los catalanes con el resto de los españoles, separados somos menos, juntos somos más fuertes, esa es la apuesta por España.

    En fin, President Mas, le pedimos que pida disculpas a todos los ciudadanos a los que ha engañado a lo largo de estos dos años, prometiendo lo que no podía dar y comience a gobernar pensando en todos los catalanes, tanto en los que participaron el 9 N como los que no, en el 100% de la población catalana a los que teóricamente representa, y comience la labor de tender puentes con el resto de España.

    El nacionalismo ha fet el de sempre: sorroll, rebombori, falses il.lusions per la bona gent … i una gran llufa al final.

^