PPC | Juntos por un gran pais
Comparteix al FacebookCompartir a TwitterComparteix a Google+Compartir per correu electrònicCompartir
Imprimir
Partit Popular de Catalunya (PPC) 2012-2015
05 FEBRER 2015
  • Nuestro país ha podido corregir la deriva de la recesión y empezar a remontar la crisis, gracias a que el Gobierno ha practicado una política basada en la austeridad en la gestión de las cuentas públicas y en un proceso continuo de reformas estructurales.

    Esta es la política que necesitaba España para recuperar la credibilidad y para que la recuperación económica se asentara sobre unas bases sólidas que le permitan en los próximos meses fortalecer su crecimiento económico y la creación de empleo.

    No hay que despreciar ni el desánimo de algunos ni el enfado o los recelos de otros, pero hay que decir que se quieren ganar las elecciones para devolver el ánimo a los desanimados y certezas a los que dudan.

    No hay razón para desistir ni esconderse de nada, sino para el coraje y las convicciones. Los españoles quieren que nos volvamos a encontrar, debemos estar a lo nuestro, trabajar día a día, sin montar espectáculos.

    Tenemos una obligación casi histórica de ganar las elecciones. Está en juego el futuro de España, que pasa por el éxito del PP, se diga lo que se diga. No se tiene que ir al asalto de nada, sino al encuentro de todos, de todos los que quieren que España salga adelante.

    Por ello, hay que sumar, sumar y sumar, hay que tender puentes, todos los que sean necesarios, para no marcharnos a ninguna parte, sino para que vengan los que quieren sacar adelante el futuro de nuestro país.

    La respuesta a todos contra el PP debe ser un partido más abierto que nunca, listo para hacer frente a la ira. Hay que salir a cara descubierta, fieles a nosotros mismos, contra el desafío secesionista y la aparición de una fuerza política que mezcla lo peor del comunismo más arcaico con lo peor de los populismos.

    Hay que poner en valor la gestión económica del Gobierno de Rajoy y los valores del partido, todos somos prescindibles, pero lo que no son prescindibles son nuestros principios y nuestros valores. Tenemos que salir con la cabeza bien alta, porque el día de mañana podremos decir a todo el mundo: Yo también estuve ahí, con el PP, cuando hubo que sacar a España de la crisis.  

^