www.premiademar.cat
Informació publicada el 3 de novembre de 2014
  • Para el señor Mas , guste o no guste, Catalunya es todavía una comunidad autónoma de España, y él es el representante  del  Estado. Si construye un estado propio, podrá y deberá  construir la legalidad que corresponda. Mientras está sometido como los demás ciudadanos al imperio de la Leyes  vigentes.

    Esta incluso más obligado que otros, dada su responsabilidad, esa es la norma básica de la convivencia. El resto es insumisión.  

    La libertad no puede significar libertinaje ni caos, la ley que en España garantiza y enmarca el ejercicio de la libertad es la Constitución. El derecho a decidir si Catalunya se separa de España solo puede ejercitarlo quien es depositaría de la soberanía nacional: la totalidad de la ciudadanía española.

    Artur Mas proclamo en 2012 que el proceso de independencia hay que hacerlo con grandes mayorías, al cabo de unos días perdió 12 diputados.

    Pero nada, el separatismo no crece, en todo caso retrocede, en las elecciones europeas de mayo (la suma de CIU y ERC) alcanzó 1.143.000 sufragios, es decir el  45% de las papeletas, solo el 21,5% del censo y el 15% de la población.
    Cuantas personas presentaron la renta a la Agencia Tributaria Catalana como se les pedía hace unos meses. ¿Queremos saber?. Ya sabemos que el Sr. Pujol no. Sr. Mas, Sr. Buch, ¿Ustedes si?

    Todavía esperamos que el Gobierno de la Generalitat nos de explicaciones coherentes  sobre qué sucederá el día siguiente. ¿Qué pasará el 10 N?.

    Que sucederá con la educación, las pensiones, la sanidad, las carreteras, los impuestos, el paro, las ayudas, etc.

    President  Mas, creo que los catalanes merecemos saber exactamente lo que vamos a perder, de que vamos a vivir, cuál va a ser nuestra relación con Europa y España.

    Hay millones de hombres y mujeres que con total normalidad se sienten catalanes y españoles, si bien se trata de un sentimiento que muchos de  ellos no se atreven a exteriorizar por temor a ser señalados.

    Ustedes no nos pueden exigir que votemos que si, cuando ni tan solo no nos han explicado que realidad nos va a quedar,  en un sueño tan bonito como desinformado como es la independencia.

    Las balanzas fiscales, de las que se deducía el famoso expolio de Catalunya, se han demostrado mal calculadas: España, pues, no nos roba. Permanecer dentro de España es económicamente beneficioso y la ruptura supondría importantes pérdidas en el mercado peninsular. Además quedaría fuera de la UE.

    No hay nada más inmoral, más frívolo y falso, que engañar a un pueblo haciéndole creer  que puede alcanzar lo inalcanzable con el único fin de tapar la propia necedad y la incapacidad de gestión.

    Hay una frase de las memorias del President Pujol en las que este afirmaba que el peor error que puede cometer  un político es prometer lo que no se puede cumplir. Ese es el pecado original de Artur Mas con la consulta.